NOVENO

Anuncios

¡¡NOVENO ANIVERSARIO!!

Acueducto Independencia. La suprema corte de justicia avala una obra inviable.

Estamos ante el intento de ponerle un vestido de legitimidad al acueducto independencia al decir que la cesión de derechos de agua para su funcionamiento es algo legal. Podemos empezar con preguntarnos cómo es que declaran que la cuenca del río Yaqui tiene un excedente que CONAGUA puede asignar al acueducto, si en los balances hidrológicos actualizados al 2013, en donde ya se incluyen 51 millones de metros cúbicos que transporta el acueducto independencia, la cuenca del Río Yaqui ya tiene un déficit. ¿Cómo se pretende dar por legales los derechos de agua si en la cuenca del Yaqui no hay sobrantes?

El gobierno del estado ni siquiera ha querido afrontar el problema de agua en Hermosillo con soluciones reales. Pretende legitimar el funcionamiento del acueducto para abastecer de agua para consumo humano a la ciudad, cuando ni siquiera son capaces de atender el problema de la pésima administración: el mismo órgano operador de agua del municipio de Hermosillo reconoce que sus índices de eficiencia rondan el 47%, es decir, se desperdicia más de la mitad.

En 2012, la misma CONAGUA publicó el Programa Hídrico Regional Visión 2030 Región Noroeste en el que se recomienda realizar diversas acciones que en primera instancia afrontarían el problema del desperdicio: cambiar tuberías, garantizar presión del agua adecuada, cambio de regaderas, calendarización de uso de agua entre otras acciones. Todas estas medidas tienen un costo aproximado de 1,800 a 2,000 millones de pesos y proporciona un ahorro de 200 millones de metros cúbicos de agua; es decir, aproximadamente el triple de los 75 millones que pretenden transportarse con el acueducto. Todo esto por la mitad del precio del acueducto (aproximadamente 4,000 millones de pesos en el costo de construcción, más lo que se sume cada año por el costo de operación de bombeo). ¿Cómo es posible que se prefiera gastar más para obtener menos agua y que aparte se decida desatender un problema de desperdicio que si sigue en el futuro no podrá resolverse ni construyendo 5 acueductos más?

Carlos Espinosa Guerrero, secretario jurídico del gobierno del estado de Sonora dice que “los hermanos yaquis deben entender que el agua no es de ellos sino de quien la necesita”. Lo dice tan tranquilo, como si la Tribu Yaqui no necesitara el agua: nunca se ha garantizado el abasto de agua a todos los yaquis; aproximadamente sólo el 30% de las comunidades cuenta con agua entubada sin potabilizar. ¿Acaso ellos no la necesitan? Tampoco se menciona que aparte del irresponsable manejo del agua en Hermosillo, desde hace muchos años el Río Yaqui ya ni siquiera fluye en la parte baja de la cuenca, precisamente donde viven todas las comunidades yaquis. Esta falta de caudal ha ocasionado la pérdida de la flora y fauna de la región, la pérdida del equilibrio ecológico necesario para mantener los pozos subterráneos de agua dulce. Ante la falta de afluente, los pozos y las tierras de la tribu yaqui se han salinizado.

Ante evidencias tan claras como estas, es totalmente cínico que un funcionario de gobierno se atreva a decir que el acueducto ha seguido funcionando porque no se ha podido demostrar ninguna afectación. La lucha de la tribu yaqui es por el agua, es por la vida. Ningún intento de vestir de legalidad a este despojo que se llama acueducto independencia puede callar una causa totalmente legítima.

La decisión de pretender seguir con el funcionamiento del acueducto es seguir con las malas prácticas de manejo de agua en la ciudad, es condenar a Hermosillo a la falta de agua en el futuro y condenar también a la desaparición de la Tribu Yaqui. Los hermosillenses deberían entender que detener ese acueducto y exigir un mejor manejo del agua es algo que no sólo beneficia a la Tribu Yaqui sino también a ellos mismos.

 

Alerta. Detienen a Mario Luna, Secretario de las Autoridades Tradicionales de la Tribu Yaqui

“Nuestra condición como etnia resistente está afirmada desde tiempos inmemoriales, hemos sido claros y persistentes en nuestras justas demandas y hemos puesto en evidencia desde un principio las ilegalidades venidas del mal gobernador Guillermo Padrés, nosotros no hemos bajado la guardia ni hemos dejado de hacerlo. El corrupto gobierno ha querido comprar gente de nuestra tribu y llevarlos a la traición, el gobernador y sus besamanos han querido sobajar a la tribu y burlarse de ella, han querido inventarnos ilegalidades hasta el grado de criminalizarnos, nosotros simplemente reprobamos todas sus injurias y sus corruptelas. Hemos y seguimos peleando por lo que nos pertenece, por derecho ancestral, por la vía legal, nuestro río es la base de la integracion social de la Tribu Yaqui, así como sus otros sagrados elementos naturales, nuestra cultura va mucho más allá de lo que se puedan imaginar los crminales de cuello blanco y jamás lo podrán entender debido a su insensibilidad, ignorancia y débil formación humana.


Queremos decir con esto que los hechos son más que evidentes, que ahora que se han destapado las mil y un mentiras de Padrés y sus ladrones aliados, el tiempo, la historia y las acciones nos dan la razón.


No nos van a intimidar ni a persuadir, no nos van a inventar delitos que no comentemos ni hemos comentido, no vamos a admitir sus burlas ni ofensas, mucho menos que nos inventen lo que no es. Si el gobierno cree que su forma de hablar es a través de la mentira, le dejamos claro que para ser un gran mentiroso hay que tener una privilegiada memoria y ni así porque tendrían que reconstruir toda la historia de la cultura y eso, creanlo, es humanamente imposible.”

A partir de abril del 2013 inició operaciones el proyecto llamado “acueducto independencia” mediante  el  cual  se  planea  transportar  agua  desde  la  presa  El  Novillo  hasta  el  municipio Hermosillo, estado de Sonora, México, a partir del trasvase de agua de la cuenca del Río Yaqui
cuenca del río Sonora. Esto afecta de manera directa el abastecimiento que hasta ahora mantiene en subsistencia a miles de personas que habitan en la cuenca del Río Yaqui y otros municipios sur del estado.

El acueducto independencia pretende llevar a la ciudad de Hermosillo 75 millones de metros cúbicos de agua al año, esto representa dejar de cultivar cerca de 10 mil hectáreas. Si tomamos cuenta que el área productiva de la Tribu Yaqui comprende 18 mil hectáreas, tenemos resultado que se dejaría de cultivar en poco más de la mitad de la zona productiva de la Actualmente otras 7 mil hectáreas son inutilizables debido a la salinizacion que produce el agua mar, misma que sigue avanzando ya que no está presente la contención natural que provenia escurrimientos y pozos subterráneos que existían gracias al flujo natural del rio Yaqui.

El gobierno del estado argumenta que el funcionamiento de este acueducto es prioritario para abastecer el consumo humano en la ciudad de Hermosillo; sin embargo, en los últimos años ha crecido en la ciudad la capacidad y presencia de varias industrias de alto consumo de agua: cementera, refresquera, automotriz, cervecera y otros desarrollos inmobiliarios diversos. Asimismo, no se han atendido las fallas en el sistema
de suministro de agua en la ciudad, que presenta constantes fugas y desperdicios.

Desde 2010 se han promovido diversos recursos legales y se han obtenido fallos favorables a la Tribu y demás afectados. Sin embargo, estos acuerdos han sido violados por el gobierno estatal y federal pues se siguió con la construcción del acueducto y su actual funcionamiento. Conforme al fallo de Suprema Corte de Justicia.

A partir de entonces la Tribu Yaqui ha estado en permanente alerta frente a los constantes acosos del gobierno estatal mediante campañas de desinformación y odio hacia la Tribu, envenenamiento de rios donde las comunidades se avastecen de agua para su consumo, quitando becas a niñas y niños, ordenes de aprensión en contra de los voceros; en este sentido el 11 de septiembre fue detenido Mario Luna, secretario y vocero de las Autoridades Tradicionales de la Tribu Yaqui por personas vestidas de civil y en autos no oficiales, se le acusa de secuestro y robo en junio del 2013, mientras se realizaba una asamblea en el poblado de Vicam, Pancho Romo, persona que acusa a Mario Luna, lanzó su camioneta en contra de la asamblea, las autoridades, de acuerdo a sus usos y costumbres, aseguraron la camioneta y detuvieron a Delgado Romo, en los hechos Mario Luna no participo. Pancho Romo aparecio sin vida el pasado 8 de Septiembre de 2014.

Los ataques ocurridos en estos días en contra de la Tribu Yaqui tienen que ver con una serie de hechos ocurridos en el estado de Sonora, Grupo México, de German Larrea, derramo 40 mil millones de metros cubicos de ácido sulfurico al río Sonora y río Bacanuchi creando un desastre ambiental; en semanas anteriores el gobiernador del estado, Guillermo Padres, ha sido acusado de despojo de tierras, corrupción y desfalco al erario.

La detención de Mario Luna demuestra un paso más en la escalada de acoso hacia la Tribu Yaqui y en contra de los pueblos indígenas del país, sin embargo, las muestras de solidaridad y acompañamiento tanto a Mario como a la Tribu Yaqui comienzan a resonar, una vez más la Tribu Yaqui, la defensora del agua y del rio mantiene la resistencia por la vida.

NAMAKASIA!!

Mario Luna en la Universidad Iberoamericana